Voluntarios


Soy  Betty Martinez  coordinadora voluntaria de Casa Samuel desde Marzo del 2008. El ver el amor que tiene Mama Eva, como todos le decimos  hacia todas las personas, fue una de las cosas que hicieron que yo ingresara a Casa Samuel como voluntaria Ya que antes de serlo asistía como beneficiaria. Recuerdo que llegaba a las 4:00 a.m. para alcanzar lugar: Hacia tareas, manualidades, tuve un curso de repostería y  diferentes pláticas que me ayudaron a mejorar como persona y madre de familia. Hasta que un día sentí que debía hacer mas por mi comunidad, ver el ejemplo que las personas, ver que todo lo hacían con mucho amor y respeto hacia todos eso impactó mi vida y decidí entrar.  Es muy difícil el trabajo en los Ejidos donde hay una sola escuela,donde los diferentes grados están en un mismo salón, una secundaria  que para llegar hay que caminar kilómetros , y aveces solo ir con una libreta, porque tienen mas hermanitos y no les alcanza a los papas para todos. Pero en Casa Samuel siempre hay algo que hacer por ellos. Gracias a Dios y a Casa Samuel,por darme la oportunidad de ayudar a los demás y seguir creciendo como persona.


Me llamo Dora y por más de 10 años #Soyvoluntaria. En el año 2006 supe que la hermana que nos había apoyado en el arroyo del obispo en Santa Catarina ahora estaba en Renacimiento para continuar la labor. Aunque siempre he sido muy penosa me acerqué con mi Hija Blanca Alicia veníamos del Jardín de Niños y me apoyaron y de inmediato inicie ayudando. Yo se lo que es tener necesidad y el poder ayudar me hace sentir bien. Muchas personas piensan que en Casa Samuel somos voluntarias porque tenemos una buena posición económica pero la verdad es que:  Conocemos y vivimos la necesidad y adversidad pero ser solidarios, amor y cuidado que nos tenemos las unas con las otras hace que seamos ejemplo para nuestros hijos. #SomosCasaSamuel


Me llamo Elizabeth García Jacobo decidí entrar como voluntaria porque es muy bonito ayudar a los demás. Es triste ver madres de familia que no tienen nada que darle de comer a sus hijos eso me parte el corazón. Recuerdo todo lo que sufrí en el rancho de donde vengo ,no teníamos que comer. Ahora en nuestras manos esta poder ayudar a otras personas; Estoy muy  feliz, hoy en día preparamos desayunos 3 veces a la semana para los niños. Es hermoso servir a los pequeños, cuando voy por la calle me encuentro a niños  con sus papás y dicen ¡Ahí va la Señora que nos da de comer en la escuela! Es hermoso ,yo no lo cambiaría por nada del mundo la sonrisa de los niños. Gracias a Dios y a mi esposo Crecencio por permitirme ser un ejemplo en la comunidad.


!Hola! Soy Francisca Garcia,  desde el año 2016 soy voluntaria de Casa Samuel. Una tarde llegó La Hermana Eva a mi casa en Santa Catarina con mucha tristeza y me platicó que fueron a visitar los ejidos cercanos y habían detectado casos de mucha necesidad. 

 

Esa inolvidable conversación me trajo recuerdos de cuando yo vivía en un Rancho en San Luis Potosí de donde soy originaria. Mi familia y yo carecíamos de alimentos, es por eso que hoy en día con mucho gozo cocino 3 veces por semana junto con mis compañeras voluntarias para niños y niñas de la Escuela Primaria y  Jardín de Niños .  Viajo de Santa Catarina a Garcia 3 veces por semana desde las 6 a.m. Llueva, truene, relampaguee, haga calor o mucho frío.


Mi nombre es Alba Salazar y desde el año 2018 soy voluntaria en Casa Samuel . 3 veces a la semana hago entrega de los desayunos en el Jardín de niños María Lavalle Urbina. 

 

Siempre hago mi mejor esfuerzo junto con las otras  voluntarias. El que la Hermana Eva ha apoyado a las comunidades por muchos años me inspira a dar ayuda amor, y entregar mi tiempo a quien mas lo necesita ..  Y es para mi un placer  seguir ayudando ....


Me llamo Rosario Antonio Hernández soy parte del equipo Casa Samuel desde el año 2018. Quiero contarle a ustedes lo que mas me ha marcado en el servicio a los demás;  Cuando llegamos a los salones del Jardín de Niños y vemos las caritas de felicidad de los niños y escucharlos  gritar ¡Hey ya vamos a comer! y se ponen a brincar al ver que llegamos con los desayunos.

 

Me doy cuenta que servir  es algo muy hermoso , es una gran satisfacción. Al escucharlos decir ¡Muchas Gracias! o ¡Está muy Rico!. Agradezco a Dios por permitirme tener estas grandes experiencias cada que entregamos desayunos a tantos niños; Ser voluntaria Casa Samuel me deja la riqueza de ser mejor persona cada día.


Mi nombre es Maria Guadalupe y todos me dicen Lupita. En Agosto del 2016 escuché acerca del comedor  "Casa Samuel"  de lo que se hacía ahí  y me emocioné tanto que dije ¡yo quiero ser voluntaria!. Cada Viernes desde las 6 a.m. salgo de Santa Catarina a García para hacerme cargo del programa Estamos a Tiempo donde incentivamos con productos de limpieza, e higiene personal a mujeres que realizan tareas de investigación, lectura, matemáticas, español, geografía,civismo, etc. Para mi ha sido sorprendente  saber que con mi trabajo estoy ayudando a familias completas que tienen mucha  necesidad. He aprendido a ser mas tolerante y mas humilde. Mi mejor pago es ver que el amor de Dios se transmite a las personas a través de todos los que servimos al prójimo en Casa Samuel. "Jesús no vino para ser servido, sino para servir y dar su vida por muchos"  Doy muchas gracias a Dios por esta gran oportunidad!.


Rosa Isabel es mi nombre y soy la voluntaria a quien le era difícil reír. Mi vida estuvo llena de momentos muy duros, desde mi infancia hasta ser madre de familia. Un día encontré Casa Samuel mi casa , me fui alejando de las malas compañías, de los chismes, y situaciones que me atormentaban nuevamente tomé seguridad y me dispuse a servir a mi prójimo.

 

Mi familia se ha transformado, desde mis hijos hasta mi esposo,  mi matrimonio ha sido reconstruido. Ahora mi felicidad está en que mi esposo e hijos se sientan orgullosos de mi y ahora con una Grán sonrisa servir a los demás en este Modelo de Innovación Social.


¡Hola! me llamo Priscila Hernandez Medina . Desde el 2018 formo parte del voluntariado de Casa Samuel . Lo que ha marcado  mi vida es que nos han enseñado en los cursos  que no hay limites , que  a pesar de las circunstancias podemos salir adelante y ser ejemplo a los demás. ¡Que la unión es la fuerza! .  El ver la cara de los niños esperando el desayuno o escuchar las mujeres deseando que sea viernes ya para venir a los programas; Para nosotros es una gran satisfacción y no tiene precio .

 

Gracias Hermana Eva por instruirnos y darnos la oportunidad de estar en su equipo de trabajo ,gracias por el amor y dedicación que tiene con cada uno de nosotros. Que Dios se lo multiplique  hoy y siempre.


Mi nombre es Patricia Elizabeth Orozco Vázquez colaboro como voluntaria de Casa Samuel Salud desde el año 2018. ¿Como llegue a Casa Samuel? ; Una Parálisis Facial me llevó a conocer acerca de éste gran proyecto. Me atendieron muy bien, estuve en chequeo hasta que me estabilizaron. Así que  me invitaron a ser parte del voluntariado. Me dio mucho gusto porque yo veía a los voluntarios de Casa Samuel y me preguntaba ¿Como podre ingresar al equipo? y ¡Gracias a Dios aquí estoy! con mucha Alergia. La experiencia más hermosa que vivo día a día, es poder ayudar a las personas que más necesitan. Disfruto Mucho ir a las brigadas en ejidos, cuando entregamos un juguete, un medicamento, o unos pañales a la comunidad y al momento de la entrega te regalan una sonrisa y un gracias de Todo corazón,eso te motiva a continuar sirviendo.


Mi nombre es Pamela y soy hija de la voluntaria Betty ,yo estudio en la secundaria de tarde y por las mañanas yo vengo a  ayudar en el comedor y la clínica. A través de Casa Samuel le podemos servir a la gente de mi comunidad. Ser parte del voluntariado es una experiencia maravillosa por que cada día  vas mejorando tu forma de ser y tu trato hacia los demás. Mi sueño es llegar a ser la mejor Doctora y Pediatra del Mundo es lo que mas amo y me apasiona.Me siento privilegiada de poder aprender a tomar la presión y ayudar a organizar medicamentos para las brigadas. Quiero ser Doctora por que he visto como a veces batallan los grandes para que vengan especialistas hasta Renacimiento y quiero un día decirle a la Mamá Eva y Aldo. ¡Vengo a devolver con mi tiempo lo mucho que han hecho por mi! y ayudar a mis padres y todos mis amigos de Casa Samuel.